Columnistas

Se ha preguntado por qué los divorcios han aumentado tanto en la última década. En los países desarrollados principalmente y en naciones emergentes. Las respuestas pueden ser muchas, sin embargo, el común denominador es la modernidad. El mundo actual va muchísimo más rápido que hace tres lustros. La tecnología ha avanzado a la par de otras áreas del diario vivir. Ahora la competencia para cualquier cosa es mayor. Y si llevamos esto al ámbito de la pareja, obviamente que la influencia de estos tiempos es determinante.

Vamos por parte. Antiguamente era el marido el que financiaba el hogar y la mujer generalmente se dedicaba a su casa; posteriormente la mujer, aunque fuera aumentando su presencia en el mercado laboral, todavía se mantenía el esquema del hombre proveedor, siendo los ingresos de ella para sus gastos personales.

Los ciudadanos simples y comunes evitamos expresar públicamente nuestra opinión, porque la posibilidad de ser acogidos y escuchados no es de este tiempo. Sin embargo, cuando el agua del río llega hasta la casa, algo habrá que decir.

En este tiempo de bella indiferencia, deseo compartir algunas reflexiones respecto a la ley de aborto. Esta Ley fue presentada el 31.01.2015, y “regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en 3 causales”. Debería decir “regula y obliga a ejecutar el aborto”, por lo que leeremos a continuación.

Señala 3 Causales:

“A.- Riesgo Materno.

B.- Malformación Fetal incompatible con la vida extrauterina.

C.- Violación”.

director@revistalavoz.cl +5695074875

Copyright © 2018 Revista La Voz. Todos los derechos reservados.
Editorial Vission Sitio web desarrollado por Marcelo CastroEditorial, Imprenta, Publicidad, .